Hoy en día, es muy frecuente pensar en el estilo escandinavo para decorar un piso. Se trata de un conjunto de formas y costumbres muy habituales en los países nórdicos. Esta tendencia no solo se utiliza en la decoración, sino que también ha llegado a la moda y a cierto tipo de filosofía.

Un estudio de 30 metros cuadrados puede ser un lienzo en blanco en el que construir un hogar de forma acogedora y personal. Como se expondrá a continuación, estas son las bases del estilo escandinavo y serán muy útiles a la hora de diseñar este espacio. De este modo, es posible moldear los metros cuadrados disponibles y añadir los elementos para conseguir estancias bellas y útiles.

¿Por qué apostar por el estilo escandinavo?

Muchos piensan que decorar es un acto puramente estético en el que no interviene nada más que el mero placer visual momentáneo. Esta afirmación no solo es errónea, sino que es contraria a los principios de la decoración escandinava. Esta busca hacer de la casa un lugar funcional, adaptado al consumo energético. Además, hay otro apartado que se suele omitir de esta reflexión: la adecuación a la personalidad.

El color, las texturas y las formas pueden ser maneras de propiciar este estado físico y mental. Por el contrario, otras personas necesitan elementos que les ayuden a concentrarse, como, por ejemplo, luces asépticas y neutrales y formas rectas.

Estudio estilo escandinavo

¿Qué espacios se pueden utilizar?

La filosofía escandinava anima a las personas a replantear los espacios. No importa lo grandes que sean estos, ya que incluso los reducidos pueden cumplir diversas funciones. Por ejemplo, si se usan muebles pequeños y personalizados, se pueden convertir zonas poco accesibles en lugares de almacenamiento.

Otra idea relacionada con la anterior es instalar muebles nórdicos de forma vertical. Esto cobra especial sentido en un estudio pequeño como el que da nombre al artículo. Integrado en una decoración cómoda, esta pieza cumplirá un función práctica y, a la vez, dotará de elegancia al lugar.

Comprar decoración nórdica para aprovechar tendencias

El uso de mantas cómodas en zonas comunes puede dar sensación de espacio acogedor. También se recomienda la instalación de suelos de madera por los que se pueda caminar descalzo sin problema.

Comprar decoración nórdica siempre es una aventura que mezcla lo útil con lo sensorial. En este estilo, los colores neutros se combinan con algunos pastel para crear una paleta muy especial. Esto se puede aplicar en la pintura de las paredes, en la de los muebles o en los elementos textiles.

Ahora que ya conoces el estilo escandinavo y sus usos en un espacio reducido, entra en nuestra web y descubre cómo aprovechar esta forma de decoración atemporal. ¡Te encantará!