Dormir bien es imprescindible para poder levantarte al día siguiente con energía y vitalidad. Cuando duermes bien, tu sistema inmune se fortalece, mejoras tu capacidad mental y te despiertas con más energía y mejor humor.

Pero para dormir bien necesitas un colchón de calidad que responda a tus necesidades y se adapte a tu cuerpo para que puedas tener una postura confortable que alivie tus dolores de espalda. ¿Ha llegado el momento de cambiar de colchón y no sabes cuál elegir?

Si te preguntas cómo elegir un buen colchón, debes conocer qué tipo de colchones existen y cuáles son tus necesidades.

Elección de colchon

Tipos de colchones

Existen varias tecnologías de descanso que responden a diferentes necesidades.

  • Colchones de látex. Los colchones de látex pueden estar fabricados con espuma de látex natural o látex sintético (o ambos). Se caracterizan por tener una buena elasticidad y adaptabilidad, además de una ventilación perfecta para que el aire circule gracias a que el núcleo lleva perforaciones. Son colchones transpirables y suelen tener tripe barrera contra ácaros y otro tipo de bacterias. Además, son hipoalergénicos. Suelen ser colchones resistentes al hundimiento, así que son recomendables para personas que necesitan un colchón firme pero de acogida suave que se adapte al cuerpo y distribuya el peso.
  • Colchones de muelles. Los colchones de muelles han evolucionado para conseguir la mejor adaptabilidad y firmeza. Actualmente existen tres tipos de colchones de muelles:
    • Muelles de hilo continuo o Normablock: Hileras de muelles recorren el colchón de pies a cabeza a través de un mismo alambre para garantizar el reparto de peso homogéneo.
    • Muelles ensacados o embolsados. Se componen de muelles que vienen envueltos individualmente para aportarle mayor consistencia. Eso garantiza una total independencia de lechos en las camas de matrimonio.
    • Muelles bicónicos o independientes. Se trata de los primeros tipos de muelles que se fabricaron y su uso está limitado a los colchones de gama baja ya que no ofrecen una firmeza homogénea.
  • Colchones viscoelásticos. También conocidos como visco, son aquellos colchones de espuma especial que se adaptan al cuerpo, ofreciendo una adecuada distribución del peso corporal. El visco se suele utilizar en combinación con otros materiales para conseguir el mejor resultado. Son recomendables para personas que sufren dolores de espalda, tienen problemas con puntos de presión y no encuentran la postura correcta. Destacan por su capacidad de transpiración, buena recuperación del material y un grado de confort progresivo.
Cómo elegir tu colchon

Qué nivel de firmeza debe tener un colchón

Para elegir el nivel de firmeza de un colchón debes tener en cuenta tus preferencias y tu masa corporal. Un buen colchón debe tener la capacidad de repartir el peso del cuerpo de manera homogénea, sin crear puntos de presión o hundimientos. Debes elegir un colchón que respete la curvatura natural de la columna vertebral cuando duermas boca arriba y que la mantenga alineada cuando duermas de lado.

No debe ser ni muy duro ni muy blando, firme pero no excesivamente duro, homogéneo para repartir el peso de manera adecuada y con gran adaptabilidad a tu cuerpo.

Cómo elegir tu colchon

Preguntas antes de elegir un colchón

¿Cuánto debo gastarme en mi colchón?

Como en prácticamente todo encontrarás precios muy económicos y precios muy caros. El rango de precios entre los colchones es amplio, así que desconfía de los megachollos y los precios muy baratos y no es necesario que gastes en el más caro, no necesariamente implica que vayas a dormir mejor.

En ColchonStore puedes comparar precios de colchones, de primeras marcas como Pikolin, Bultex o Élite Colchón que garantizarán tu descanso durante las noches. Aunque existen infinidad de marcas así que si tienes en mente un par o tres de modelos puedes pedir asesoramiento a las tiendas para que te indiquen las diferencias y puedas elegir el que mejor se adapte a ti.

¿En qué posición duermes?

Si duermes boca abajo, te recomendamos un colchón con firmeza media-alta (más de 6 puntos) que mantenga tu columna vertebral alineada.

Si duermes boca arriba, elige uno con firmeza media o media-alta, algo más ligero que el anterior (5 a 7 puntos).

Si duermes de lado, puedes escoger un colchón de firmeza suave o media, algo más mullido, que permita a tus hombros y tu cadera adaptarse bien y alinear la columna vertebral.

¿Cuál es tu peso?

Debes tener en cuenta tu masa muscular, ya que cuanto más pese una persona, con mayor facilidad se hundirá un colchón. Por eso, se recomiendan colchones de firmeza alta o dura para personas robustas y de firmeza ligera o livianos para personas con menos masa corporal.

¿Te mueves mientras duermes?

Si eres una persona que se mueve bastante por las noches, lo más recomendable es que apuestes por los colchones de firmeza medio-alta, ya que te ayudará a moverte con más facilidad sin hundirte.

¿Eres una persona calurosa?

Si sueles pasar calor por las noches, busca aquellos colchones especialmente transpirables y que aseguren una buena ventilación. Hay modelos de colchones diseñados especialmente para personas calurosas y para el verano.

¿Cuánto mides?

Ten en cuenta tu altura a la hora de elegir el tamaño de colchón más adecuado para ti. Si se trata de una cama de matrimonio, a pesar de que las camas de 150x190cm son las más demandadas, recuerda que hay muchas más medidas para elegir como la de 180x200cm.

¿Tienes alergias?

Si tienes una persona alérgica, ves directo a aquellos colchones hipoalergénicos que cuentan con tratamientos higiénicos específicos que te permitirán descansar sin alergias.

¿Cuál es el mejor colchón para la espalda?

Los mejores colchones para la espalda son aquellos de firmeza medio-alta que te permitan descansar mientras repartes el peso de tu cuerpo de forma homogénea, alineando tu columna. Si tienes problemas de espalda, lo mejor es un colchón firme que te ayude a mantener tu columna vertebral en posición correcta.

Ya sabes, elegir un buen colchón es imprescindible para evitar dolores de espalda, garantizar un sueño de calidad y un descanso reparador.

¡Es el momento de cambiar de colchón para empezar a dormir como un lirón!