A todos nos gusta poder presumir de jardín o terraza bonita y cuidados pero, para eso no basta sólo con cuidar de las plantas y del césped. También es importante prestar atención para proporcionar los cuidados necesarios a los muebles de jardín, sean del material que sean, y demás elementos ornamentales. Y por ello, en Inuk Home hemos preparado esta guía sobre cuidados de los muebles del jardín para que cuides hasta el más mínimo detalle de esa zona de la que tanto nos gusta disfrutar cuando llega el buen tiempo.

¿Cómo cuidar y limpiar los muebles para el jardín?

Por si no te habías dado cuenta, el paso del tiempo y las condiciones meteorológicas son implacables con tus muebles de jardín, haciendo que se deterioren y cambien su apariencia y sobre todo su estado. Por todo esto, estos muebles necesitan unos cuidados, incluso, más especiales que los de interior. Por ello, dependiendo del material con el que estén fabricados y su composición necesitarán un tratamiento u otro.

Limpieza y mantenimiento para muebles de jardín de madera

Uno de los materiales más comunes para los muebles de jardín es la madera. Los muebles de madera hay que limpiarlos de forma regular para evitar que se les acumule polvo. Para limpiarlos sólo necesitas agua, jabón y un trapo, cuando hayan quedado bien limpios, asegúrate de secarlos muy bien para que la madera no se hinche con la humedad y puedan aparecerles cercos. Después, aplícales cera de abeja o aceite de oliva para hidratarlos.

En caso de que la suciedad sea grasa en lugar de polvo, aplica en el agua caliente vinagre blanco. Por último, siempre que quieras restaurar los muebles del jardín, deberás darles una mano de aceite de coco para que vuelvan a la vida.

En el mercado podemos encontrar todo tipo de muebles de madera, pero una de las más comunes es la madera de teca para muebles de jardín, por su resistencia a las condiciones exteriores y sobre todo al agua. Aunque, a pesar de su resistencia, la madera de teca requiere de unos cuidados especiales, necesitamos impermeabilizarlos antes de usarlos. Después, a la hora de limpiarlos solo necesitas agua, jabón y un cepillo duro para pulirlos. Por último, aplicarles aceite de teca como estos de Pinturas Villares para que recuperen el buen aspecto tras haber estado bajo las inclemencias del sol. Para el resto de maderas exóticas, es aconsejable usar un restaurador de maderas agrisadas para que vuelvan a su tono original.

Dentro de los materiales naturales para los muebles de jardín, podemos encontrar otras opciones como el ratán, el mimbre o la fibra natural. Estos tipos de muebles de jardín también necesitan una limpieza y mantenimiento específicos.

Limpieza y mantenimiento para muebles de jardín de ratán y mimbre

El ratán es un material muy exótico, que aporta mucha naturalidad en los espacios. Para limpiar tus muebles de jardín de ratán necesitas agua, jabón y un paño o esponja suave. Si cuentan con manchas persistentes, puedes añadir un chorrito de amoniaco al agua. Pero cuidado con esto, si usas amoniaco límpialos y sécalos en la sombra para que no se estropeen. Por ultimo, aplica aceite de linaza para protegerlos. En el caso de los muebles de mimbre el procedimiento de limpieza y mantenimiento es el mismo, sin embargo, es importante que antes aspiremos el polvo que esté incrustado en el trenzado.

En cuanto a los muebles de jardín de fibras naturales, debes tener cuidado con ellos, ya que tienden a acumular polvo y hongos. Para limpiarlos lo mejor es usar un aspirador y después frotarlos con agua y amoniaco, por último secarlos muy bien. Para que queden con mejor aspecto y más cuidados, aplícales un barniz incoloro para que aislé la madera y le aporte brillo.

Además de la madera, también se suelen encontrar muebles de materiales sintéticos como la resina trenzada o el plástico. Estos requieren un tratamiento un tanto diferente a los anteriores.

Limpieza y mantenimiento para muebles de jardín de plástico y resina trenzada

Si por algo se caracterizan los muebles de plástico para el jardín, es por su fácil mantenimiento. Para limpiarlos sólo necesitas agua, jabón, vinagre blanco y una esponja suave o trapo. En caso de encontrarte con suciedad incrustada, puedes recurrir al bicarbonato de sodio. Además, te recomendamos que los protejas, aplicándoles un poco de cera de abeja, que además les proporcionará un bonito brillo.

En el caso de los muebles de resina trenzada, primero debemos aspirar el polvo para eliminar, sobre todo, aquel que se queda entre las hendiduras. Después podemos limpiar con agua y un poco de lavavajillas líquido. Para eliminar las más persistentes lo más recomendable es usar la arcilla blanca limpiadora.

Con el tiempo, los muebles de plástico blanco o resina blanca tienen a ennegrecerse. Para blanquearlos, usa un trapo empapado en agua oxigenada, también puedes usar lejía, eso sí, después debes enjuagarlos con abundante agua para retirar los restos.

Limpieza y mantenimiento para muebles de jardín de metal

Por último, otro de los materiales más comunes en muebles de jardín es el metal. Aunque uno de sus problemas es la oxidación. Por ello, debes protegerlos con pintura especial anti óxido. Para limpiarlos usa detergente líquido, agua y una esponja suave que no los raye. No te olvides de secarlos muy bien para eliminar toda la humedad.

Además, si se trata de un material lacado, puedes quitar las manchas con bicarbonato de sodio mezclado en agua y frotando.

Consejos para limpiar los muebles de jardín

Además, queremos darte una serie de truquitos para que esta tarea te sea más amena y sencilla.

  • Realiza la limpieza de los muebles de jardín un día soleado para que estos se sequen con mayor facilidad.
  • Evita limpiarlos a presión con mangueras y a menos de 10cm de distancia, de lo contrario dañarás el material y los tratamientos protectores de los muebles.
  • No te olvides del binomio inseparable: limpieza acompañada de mantenimiento para restaurar el material y el color, es decir, ceras, aceites, lasures, barnices… Siempre elegir el producto adecuado, dejándote asesorar por un profesional si fuera necesario.
  • Pasado el buen tiempo, protege tus muebles de jardín con fundas protectoras si no los vas a usar durante un largo periodo de tiempo.
  • A la hora de limpiarlo, intenta no usar demasiada agua caliente o productos agresivos, al igual que esponjas ásperas. De lo contrario estropearás los muebles del jardín en dos días.

No obstante, si quieres ahorrarte todas estas tareas de mantenimiento, que en ocasiones pueden resultar tediosas, en nuestra tienda online podrás encontrar una línea de muebles de jardín, que cuentan con tratamientos protectores que los hacen súper resistentes a las condiciones meteorológicas y son mucho más fáciles de limpiar y cuidar. Si te interesa, puedes echar un vistazo desde aquí.