Normalmente en las revistas y en los blog mostramos estancias perfectas y de ensueño, pero la realidad muchas veces no se acerca a esos baños de película. Nuestros hogares a menudo no tienen el mismo espacio o necesitan hacer cambios en su estructura para poder tener la imagen que deseamos en casa. Hoy os vamos a dar trucos y recomendaciones para reformar un baño pequeño y que podamos aprovechar al máximo el espacio y luzcan de revista.

Elegir bien los muebles y radiadores.

Es muy importante que todo el baño esté pensado en conjunto, para que la imagen sea continua y limpia, y para que el espacio de almacenamiento sea el máximo. Tanto los muebles, como los sanitarios o los equipos de acondicionamiento como radiadores o calentadores de toalla, deben seguir una misma linea de diseño.

Aprovechar mejor el espacio.

Como por ejemplo cambiar la bañera por un plato de ducha, en muchas ocaciones pensamos que la bañera es mucho más útil que el plato de ducha, sobre todo cuando tenemos bebés. Pero con la placa de ducha, conseguiremos ampliar la percepción del espacio, es mucho más practica. Incluso cuando tenemos bebés, ahorraremos mucho más con los complementos de bañeras portátiles para su momento del baño, ya que tendremos que usar mucho menos agua, son todo ventajas.

El diseño también juega un papel importante a la hora de mejorar el espacio y que sea mas aprovechado, como es el caso de los muebles con lineas minimalista.

No uses demasiados materiales y colores .

El juego de materiales es el segundo punto más importante a la hora de reformar tu baño. Las texturas y colores fuertes, harán que tu baño parezca pequeño. Al igual que el tamaño de las piezas de azulejo y solería, es un juego muy importante de estudiar a la hora de diseñar el nuevo baño. El color blanco, es el rey del espacio, con suelos oscuros que generan profundidad. Y la clave está en las mamparas de vidrio transparentes o cortinas blancas.

Hacer que la decoración sea también útil .

La decoración siempre útil, con baldas que proporcionen el color y a su vez sea el soporte de parte del almacenaje más visible de nuestro baño. O por ejemplo aprovechar huecos de construcción, para crear estantes de color diferente y que proporcione el toque decorativo, pero siempre con utilidad ya que no podemos desperdiciar ni un centímetro.

Usar los espejos para que el baño parezca más grande.

Los espejos son el mejor aliado para los baños pequeños, aportando gran amplitud. Una buena opción es elegir muebles de lavabo con almacenaje y cuyas puertas sean espejos. Y si no tenemos espacio para profundidad, diseñaremos un espejo que ocupe el mayor largo posible de nuestro baño. De este modo conseguiremos aumentar la profundidad tanto a lo ancho, como de largo gracias a que las líneas de perspectiva hacia un único punto, dan la sensación de mayor espacio.

Si estás interesada o interesado en reformar tu baño entra en www.quotatis.es, y pide presupuesto para conseguir tu baño de ensueño.